#toscrónica: La discusión

IMG_6524

Han empezado a discutir, como siempre. Me da igual que se enfrenten el uno al otro pero no puedo evitar que me entren ganas de tener dolor de cabeza, para levantarme de la mesa y disculparme por batirme en retirada. Parecen uno de esos matrimonios que se aguantan porque el sexo funciona bien. Él se aprovecha de su culo perfecto y le ríe todas las gracias y a ella le compensa que sea un memo mientras pueda alardear de él ante la pánfila de su mejor amiga. Los quiero, son mis amigos, pero alguien tendría que decirles que son ridículos.

Ella se cree más lista que nadie y él también. Su relación funciona porque el uno miente al otro: “cariño, eres mucho más inteligente que la media”. Es más inteligente que una media pero menos que un liguero. Ella, en cambio, es más inteligente que él aunque, de aquí unos años, si no aprovecha su potencial, será tan inteligente como la casualidad o el azar le permitan.

Toda la mesa aguarda en silencio, mirándolos y pasa de decirles nada. Si te metes es peor; unen sus fuerzas para machacar tus razonamientos. Solo se ponen de acuerdo cuando alguien se inmiscuye en sus asuntos. Hemos aprendido la lección: disfrutan discutiendo. Hay un tipo de competición para ver quién gana la conversación.

Busco a Lorena con la mirada pero está abstraída, whatsappeando; le pregunto si quiere una copa pero ni me escucha. Esos dos siguen enfrascados en su fútil discusión que, extrañamente, ha derivado en otro tema igual de irrelevante.

Por fin la discusión amaina; deben estar cansados. Ella se tumba en el sofá sin pensar que los demás también queremos descansar. La trifulca ha acabado en tablas. Ella me pide que le acerque la copa de vino y hago como si no la escucho.

En un intento por encontrar un aliado, él me cuenta su argumento para que, entre los dos, la convenzamos de que está equivocada. No sé qué decir. Ella se percata de lo que está sucediendo y contraataca contándome su argumento. Al cabo de cinco minutos me doy cuenta de que me he convertido en uno de esos teléfonos fabricados con un hilo y dos yogures.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s